DEPRESION

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

Habitualmente, muchas personas utilizan la palabra “depresión” como sinónimo de un estado de ánimo decaído o tristeza más o menos prolongada en el tiempo. Sin embargo “depresión” es el nombre del trastorno depresivo que afecta al organismo, al ánimo y hasta la manera de pensar. Un trastorno de depresión muy poco tiene que ver con una sensación pasajera de tristeza (en las que solemos decir: estoy “depre” o tengo la “depre”), pero debemos estar alerta a las señales de un trastorno psicológico que afecta cada vez a más cantidad de personas a nivel mundial. Se estima que un porcentaje relativamente elevado de la población general padece este trastorno en algún momento de sus vidas. Habría que comentar también que existe un gran desconocimiento de sus características, y sobre todo que es una “enfermedad “que se puede controlar y “curar” con el tratamiento adecuado.

Los primeros estados depresivos aparecen de forma muy sutil. Pequeños indicios de una cada vez más definida propensión a la tristeza y la inacción (no hacer las cosas cotidianas que normalmente se hacen) suelen ser ignorados en sus fases iniciales y es común pensar que se trata de estrés, cansancio o cualquier otro factor “normal” de la vida diaria. A medida que avanza la depresión, se ve afectada negativamente la manera afrontar la vida y los problemas, aparecen problemas de insomnio o hipersomnia (dormir demasiado), los hábitos más simples como comer o asearse y en algunos casos puede acabar con la vida de la persona enferma víctima de sentimientos suicidas

Es importante no pensar que la depresión es una cuestión de debilidad personal ya que quien la padece no puede librarse voluntariamente de tal situación. Se distorsionan los niveles de autoestima, el ciclo normal de sueño-vigilia y la alimentación, y eso hace que la realidad cambie drásticamente afectando además al entorno más cercano (familia, amigos, compañeros de trabajo…) de quien sufre de depresión.

Por último subrayar que si no se establece el tratamiento psicológico correspondiente (en algunos casos también con tratamiento farmacológico), la depresión tenderá a empeorar con el tiempo y acabará afectando y distorsionando cada aspecto de la vida personal, familiar, laboral y social de la persona que la padece, obstaculizando un normal desarrollo de las actividades cotidianas y las relaciones interpersonales.

Tratamiento de la depresión en Valencia y Castellón:

      www.psicologo-valencia.es

                                              www.psicologo-castellon.com

Deja un comentario