Impotencia

Los factores de riesgo que pueden conducir a la impotencia psicológica son: estrés, ansiedad, sentimiento de culpa, depresión, poca apreciación de si mismo, dolor, cansancio o sentimientos gay reprimidos. Los problemas y las situaciones conflictivas que pueden aparecer en una relación de pareja también pueden afectar la potencia del hombre aunque la más común causa es el dolor sufrido por perdida de alguien muy querido.

Las causas psicológicas de la impotencia sexual son muy variadas, la depresión, los trastornos de ansiedad y el estrés, están dentro de las más comunes y fáciles de diagnosticar.

Existe una infinidad de causas de origen psicológico y emocional como puede ser haber recibido una educación religiosa en la que el sexo era visto como algo malo y pecaminoso que había que reprimir.

Los problemas laborales, económicos, familiares y las preocupaciones excesivas, llevan a ir dejando de lado la sexualidad hasta el punto que se pierde todo interés por el sexo.

Algunas de las causas de impotencia sexual pueden producirse como consecuencia de no sentir interés por la pareja, tratase de una mala relación en lo cotidiano o no recibir estímulos sexuales que logren provocarle la excitación sexual necesaria para la erección.

En otros casos puede haber una buena relación con la pareja y la impotencia sexual es causada por sentimientos de culpabilidad hacia ésta como consecuencia de alguna infidelidad o engaño.

En ocasiones la impotencia sexual se debe a una baja autoestima, miedo al fracaso, miedo a estar en la intimidad con otra persona, miedo a ser descubierto e infinidad de causas que están en el interior de cada uno.

            Tratamiento de la impotencia sexual psicológica:

                                                                       www.psicologo-valencia.es

                                                                       www.psicologo-castellon.com

                      

Deja un comentario