Ciberbullying

Ciberbullying, ciberacoso o acoso cibernético es aquel hostigamiento y acoso ejercido, principalmente entre menores y compañeros de aula, a través de Internet y/o teléfono móvil. En 1970 Olweus comenzó a estudiar el maltrato entre iguales en el ámbito escolar. Se ha ampliado el conocimiento sobre el bullying a la vez que Internet, móviles, chats, mensajería instantánea y redes sociales porque iban siendo cada vez más parte de nuestras vidas, dando forma a una nueva modalidad de acoso.

hay 5 particularidades del cyberbullying que lo diferencia del acoso presencial. A diferencia del bullying para la víctima de ciberacoso el fin de las clases no es el fin de su acoso, ya que continuamente recibe SMS, llamadas telefónicas, correos, mensajes privados o comentarios a través de las redes sociales que hacen que ni la calle ni su hogar sean lugares libres de acoso. Es lo que algunos autores denominan (1) “violencia invasiva” y sin duda lo que más presión psicológica ejerce sobre el acosado/a. Además, el ciberacoso puede alcanzar una (2) gran audiencia, por ejemplo en las redes sociales, mientras el acoso escolar llega a grupos más reducidos. Esta amplitud de la audiencia se debe a la (3) rapidez y comodidad con la que cualquier persona, a cualquier hora y lugar (4) (amplitud física) puede con un simple gesto acosar al otro, haciendo que al no ser un enfrentamiento “cara a cara” el acosador pueda (5) sentirse menos culpable o incluso no ser del todo consciente de las consecuencias.

 Tratamiento psicológico de las consecuencias del ciberbullying:

                           www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

Acoso por homofobia

Un estudio ha revelado que uno de cada cinco escolares valencianos que ha sufrido acoso homofóbico ha intentado quitarse la vida, según el informe elaborado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) y Cogam que ha contado con 90 testimonios de la Comunitat Valenciana. Fruto de esa investigación el informe concluye que el 18,8 por ciento de los jóvenes valencianos que han sufrido acoso homofóbico ha intentado quitarse la vida. Los sentimientos de humillación, incomprensión, aislamiento e indefensión crean un estado de «desesperanza» que, «lamentablemente», llevan al 45,6 por ciento de los escolares que sufren acoso homofóbico a pensar con quitarse la vida. El 55 por ciento de los jóvenes valencianos que afirman haber sufrido acoso por homofobia constatan haberlo padecido entre los 12 y los 15 años, y la edad de inicio de este acoso empieza en la Comunitat entre los 9 y los 15 años, en un 77 por ciento de las ocasiones.

Tratamiento psicológico de las consecuencias del acoso por homofobia:

                                 javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

Terapia de pareja homosexual

Las parejas formadas por personas del mismo sexo presentan problemas comunes a las parejas heterosexuales, como son problemas de comunicación, celos, infidelidad… Pero el desarrollo de las personas homosexuales ( aprendizaje, experiencias, relaciones anteriores…) en una sociedad en la que la homosexualidad es aceptada y respetada desde hace muy poco tiempo, hace que se unan dos personas que traen a la relacion una historia pasada en la que han vivido en mayor o menor medida unos factores estresantes como son la homofobia o el miedo a la comunicación social de su condición, la cuales muchos de ellos acaban acusando. Asumir que son parejas completamente diferentes a las heterosexuales sería una falacia y una exageración, pero no admitir que existen diferencias que hay que tener en cuenta también sería un error. 

 

Terapia de pareja homosexual:

 

          www.psicologo-valencia.info / javier@psicologo-valencia.es

 

 

 

 

ESTRÉS LABORAL.

Según una encuesta llevada a cabo en más de 11.000 empresas pertenecientes a 13 países distintos, el 58% de las compañías han visto incrementado el nivel de estrés de sus trabajadores, en los dos últimos años. Estos mismos resultados se han mostrado también en los empleados españoles, ya que el 58% de ellos afirma que su nivel de estrés laboral ha aumentado “bastante” o “mucho” desde hace dos años.

Debido a la situación de crisis financiera mundial, los empresarios exigen a sus trabajadores una mayor rentabilidad de su trabajo, siendo este un factor que contribuye en un 41% de los casos al incremento del malestar de los trabajadores españoles. Otro factor que determina en un 26% el aumento del estrés laboral está representado por la imperiosa necesidad de ofrecer un servicio al cliente basado en la excelencia.

Asimismo, las grandes empresas (más de 1.000 empleados) son precisamente las que han reportado un mayor nivel de estrés laboral en sus trabajadores, mencionando un 72% haber padecido un incremento importante del estrés laboral, frente al 52% del señalado por las PYMES. Estos datos deben tenerse en consideración dado que un nivel de estrés elevado y prolongado en el tiempo constituye un importante factor de riesgo para la enfermedad cardiaca, el tabaquismo, la obesidad, la hipertensión o la diabetes, entre otros.

Tratamiento psicológico del estrés:

                            javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

FOBIA A LAS INYECCIONES (aicmofobia)

La aicmofobia es un miedo patológico producido por el contacto a las agujas u otros objetos puntiagudos que puedan cortar o pinchar.

Es decir, la aicmofobia es una emoción persistente anormal, injustificada que se acompañada de sensación de miedo o temor a las agujas, inyecciones o a ser pinchado por alguna de ellas o por cualquier objeto punzante.

Esta fobia comparte cierta relación con la blennofobia y con la tripanofobia que es la fobia a las agujas o, más específicamente, a los piquetes, a las inyecciones y es muy común en los niños.

Etimológicamente el término Aicmofobia, con el que se designa a esta fobia, deriva de dos palabras griegas, “aichme” que significa punta o lanza, y “phobos” que significa miedo o temor.

En algunos manuales también puede encontrarse esta fobia bajo la denominación de Ecmofobia.

Actualmente no existe ningún fármaco que palie las fobias, pero, sí es aconsejable acudir a ayuda profesional de psicoterapeutas puesto que consiguen buenos resultados con psicoterapia.

Tratamiento psicológico para superar el miedo a las inyecciones:

               javier@psicologo-valencia.es  / www.psicologo-valencia.es

FOBIA A LA SANGRE

Uno de los temores frecuentes que nos cuentan en las consultas de psicología los pacientes que sufren ataques de ansiedad, es el del miedo a perder el conocimiento. «Noto que da vueltas la habitación, creo que me voy a desmayar…». Aunque esto es bastante inhabitual, hay un tipo de fobia en el que sí observamos desmayos frecuentes. Se trata de la fobia a la sangre. La respuesta fisiológica que se relaciona con el desmayo también se da en otro tipo de fobias (fobia a las inyecciones, al daño o accidente, a las intervenciones médicas,..) pero en mucha menor medida que en la anterior. Las investigaciones han mostrado que en las personas con miedo a la sangre se aprecian los síntomas característicos del desmayo, mientras que en las otras, especialmente en la fobia a las inyecciones, son más prevalentes los síntomas de ansiedad y tensión.

Para nosotros, el desmayo es, pues, un hecho diferenciador fundamental con respecto a otro tipo de fobias. A nivel fisiológico, la explicación se encuentra en el síncope vasovagal de forma que el tratamiento es el habitual para las fobias (exposición), pero con un componente específico para esta respuesta fisiológica.

Tratamiento psicológico para la fobia a la sangre:

             javier@psicologo-valencia.es  / www.psicologo-valencia.es

SINDROME DE PETER PAN

El término Síndrome de Peter Pan ha sido aceptado en la psicología popular desde la publicación de un libro en 1983 titulado The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up («El síndrome de Peter Pan, la persona que nunca crece») , escrito por Dan Kiley. No existe evidencia que muestre que el síndrome de Peter Pan sea una enfermedad psicológica existente y no se encuentra listada en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Algunos ven este síndrome como un problema muy extenso en la sociedad moderna pos-industrial. Se caracteriza por la inmadurez en ciertos aspectos psicológicos, sociales, y por el acompañamiento de problemas sexuales. La personalidad masculina en cuestión es inmadura y narcisista.

CÓMO RECONOCER EL SÍNDROME DE PETER PAN

– No saben estar solos
– Siempre están rodeados por gente más joven
– No se responsabiliza de sus actos
– Es un ser permanentemente insatisfecho
– Puede vivir con sus padres o con una pareja que contenga sus actos
– Tiene ideas sobre grandes proyectos y aventuras amorosas que nunca se cumplen
– Suele quejarse y culpar al resto del mundo de sus problemas. Espera siempre que alguien se los solucione.
– Les gusta estar siempre contentos y siempre están buscando maneras de divertirse y evadirse de la realidad
– Cambian continuamente de pareja. En general siempre se conectan con mujeres más jóvenes.

MÁS RASGOS DE SU PERSONALIDAD:

* Rebelde
* Narcisista
* Dependiente
* Se niega a envejecer
* Manipulador

Tratamiento psicológico del síndrome de Peter Pan:

                        javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

MIEDO A SER HOMOSEXUAL

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un síndrome psiquiátrico clasificado como desorden de ansiedad. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos que aparecen en tu mente de manera persistente y que cuestan apartarlas a pesar de la voluntad que apuestes para bloquearlas. Generalmente son obsesiones que te generan ansiedad, disgusto, preocupación, repulsión o no tienen significado. Ejemplos muy comunes son imágenes de estar golpeando a alguien, de intenciones de homicidio, de actos perversos, etc. Las compulsiones son actos que el paciente ejecuta en respuesta a las obsesiones que posee con el fin de disminuir los síntomas que éstas generan. Pueden ser actos visibles, como por ejemplo chequear muchas veces que los anafes estén correctamente cerrados por la obsesión de no haberlo hecho correctamente la primera vez, lavarse las manos reiteradamente por temor a infectarse, etc. También pueden ser no visibles. Estos son actos que el paciente practica en su mente y nadie puede verlos. Ejemplos comunes son la oraciòn, súplicas, contar repetidas veces algún objeto mentalmente, repetir palabras, etc. Las compulsiones a veces son llamadas rituales, dado que el paciente en ocasiones ejecuta las compulsiones de un modo ordenado, como si fuese un protocolo a seguir, y hasta que no terminan tal procedimiento no logran disminuir su ansiedad o sentirse satisfechos.Este trastorno muchas veces es confundido por depresión y es diagnosticado erróneamente, dado que muchos síntomas del TOC se asimilan al del trastorno de depresión. Luego de haber revisado a grandes rasgos de qué se trata este trastorno, vamos a introducirnos en uno de los subtipos de TOC: trastorno obsesivo-compulsivo homosexual (homosexual obsessive-compulsive disorder, HOCD en inglés), no muy conocido, por cierto, pero existente.Las obsesiones sexuales en el HOCD son pensamientos, imágenes o impulsos relacionados con la homosexualidad los cuales te generan ansiedad o estrés cada vez que emergen. Tener pensamientos intrusivos acerca de ser homosexual y dudar acerca de la propia sexualidad son las obsesiones más predominantes en este trastorno.

La mayoría de los pacientes con este trastorno intentan disminuir este síntoma convenciéndose o reafirmando a si mismo que nunca se verían involucrados en actos homosexuales y tratando de evitar situaciones donde sería probable que se generen tales situaciones. Ellos son íntegramente incompatibles con las propios deseos y valores de la persona, y a causa de ello estos pensamientos se asocian a grandes niveles de vergüenza sumado a la ansiedad o al temor.

Tratamiento psicológico del HOCD:

                     javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

HOMOFOBIA

Basado en el origen etimológico griego del término homofobia, el psicólogo George Weinberg (estadounidense) en 1971, lo empleó para hacer alusión a aquellas personas que sienten rechazo hacia los homosexuales, o sea, hacia las personas que sexualmente eligen a personas de su mismo sexo. Se incluye en el concepto a quienes odian a transexuales y bisexuales, y los ven como enfermos, pecadores, y artífices de conductas desviadas.Los homofóbicos cometen discriminación al sentir a esas personas como inferiores, marginarlas, hacerlas objeto de burlas, e incluso en casos extremos puede llegarse hasta la agresión física.

Tratamiento psicológico de la homofobia:

                         javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

GROOMING (consecuencias)

Las consecuencias, además de serias, son graves para el menor y su familia:

– Daños psicológicos en la víctima: depresión infantil, descenso de la autoestima, desconfianza, cambios de humor repentinos y bruscos, bajo rendimiento académico, aislamiento, alteraciones del sueño y de la alimentación, ideas e intentos de suicidio…

– Daños físicos en la víctima: heridas, traumatismos o lesiones derivadas de los actos sexuales denigratorios que el ciberacosador lleva a cabo sobre la víctima violaciones, vejaciones, etc.

– Daños a nivel familiar: falta o empeoramiento de las relaciones y de la comunicación a nivel familiar, chantajes a la propia familia por parte del acosador, etc.

Para nuestra desgracia y según distintos estudios, el grooming solo es denunciado en un 1% de los casos, y la cifra de casos crece a pasos agigantados en los últimos años. Con la llegada del boom de las redes sociales y de los chats, los ciberacosadores lo tienen cada vez más fácil para contactar con los menores.

En una reciente encuesta financiada por la Comisión Europea y llevada cabo por EU Kids Online, reveló que el 9% de las niñas y niños europeos entre 11 y 16 años, han sido víctimas de una mala utilización de sus datos personales online.

Tratamiento de las consecuencias psicológicas de haber sufrido grooming:

                    javier@psicologo-valencia.es  / www.psicologo-valencia.es