Cáncer de mama (aspectos psicológicos).

El diagnóstico de cáncer de mama, la intervención, los tratamientos (quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia) y la posterior adaptación a la vida normal suponen un fuerte impacto emocional que se acompaña de una serie de consecuencias psicológicas y sociales, desconocidas para la persona afectada y su familia, que no se pueden obviar, si lo que se pretende es proporcionar una atención integral a la persona afectada, que pueda redundar en una mayor calidad de vida y que pueda ayudar a normalizar su vida.

El fuerte impacto del diagnóstico y las posteriores etapas mencionadas, el “shock” que todavía produce la palabra cáncer, la imprevisibilidad de la evolución de la enfermedad -a pesar de los avances médicos y de la alta tasa de supervivencia- genera en la persona afectada intensos estados emocionales, en los que afloran sentimientos incontrolables, toda clase de miedos y numerosas preguntas que no pueden hacer a las personas de su entorno, porque piensan que ellos no lo han pasado y no sabrán contestarlas. Tampoco desean preocupar a las personas más allegadas con sus preocupaciones, aún más cuando la mujer ejerce un rol de cuidadora en la familia, y permanecen en silencio. El silencio lleva a la soledad, la soledad a la inseguridad, la inseguridad a la merma de la autoestima y todo ello puede hacer entrar en una depresión.

Es en esos momentos cuando es importante intervenir, lo más precozmente posible y cuando se pueden prevenir multitud de alteraciones sociales y psicológicas que pueden aparecer y permanecer en la psique de la persona afectada durante mucho tiempo, si no se valora el estado integral de la persona y se interviene proporcionando el apoyo necesario.

Terapia para el afrontamiento de las consecuencias del cáncer de mama:

             www.psicologo-valencia.es  /  javier@psicologo-valencia.es

Deja un comentario