Tratamiento ansiedad Valencia.

Todos sentimos ansiedad y estrés de vez en cuando. Hay situaciones que suelen despertar sentimientos de ansiedad como, por ejemplo, cumplir plazos de entrega ajustados, obligaciones sociales importantes o conducir con mucho tránsito. Esta ansiedad leve puede ayudar a mantenerlo alerta y concentrado para enfrentarse a situaciones amenazadoras o difíciles.

Pero las personas que sienten temor extremo y preocupaciones que perduran pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia e intensidad de este tipo de ansiedad es a menudo debilitante e interfiere con actividades diarias. Sin embargo, con un tratamiento adecuado y eficaz, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.

           ANSIEDAD, tratamiento de:

 – Trastorno de pánico (ataques de pánico).

– Trastorno obsesivo compulsivo. TOC.

– Trastorno por estrés postraumático. TEPT.

– Agorafobia.

– Fobia social y miedos sociales.

– Fobias específicas: aerofobia, amaxofobia, claustrofobia…..

– Trastorno de ansiedad generalizada. TAG.

ESTRÉS:

– Estrés personal.

– Estrés laboral.

– Estrés crónico.

Tratamiento de problemas y trastornos de ansiedad en Valencia y Castellón:

               www.psicologo-valencia.es  / javier@psicologo-valencia.es

                                   Tel: 600440004.

Tratamiento adicciones Valencia

Javier Brotons, psicólogo colegiado (CV03246) con consulta en el centro de la ciudad de Castellón y Valencia, especialista en el tratamiento de trastornos de ansiedad, depresión, crisis personales y de pareja y el tratamiento de adicciones (adicción al juego, a internet y nuevas tecnologías, a la cocaína, etc.). Terapia individual, de pareja y formación periódica de diversos grupos de terapia.

Tratamiento de adicciones:

– Adicción al juego (ludopatía).

– Adicción a internet y a las nuevas tecnologías.

– Adicción a la cocaína.

– Adicción a medicamentos.

– Adicción al trabajo.

– Otras adicciones.

Para más información: www.psicologo-castellon.es 

                                                Tel: 600440004.

Adicción a los antidepresivos (dejar los antidepresivos).

Los fármacos antidepresivos no causan la misma adicción que los tranquilizantes, el alcohol o la nicotina, en el sentido de que:

  • Uno no tiene que ir aumentando la dosis para obtener el mismo efecto
  • Uno no tiene ansia de seguir tomando los antidepresivos si los deja de tomar.

Sin embargo, hasta un tercio de las personas que dejan de toman los ISRS y IRSNs sufre síntomas de abstinencia que pueden durar entre 2 semanas y 2 meses. Estos incluyen:

  • molestias estomacales
  • síntomas gripales
  • ansiedad
  • mareos
  • sueños vívidos o pesadillas
  • sensaciones corporales como descargas eléctricas (ver referencias)

En la mayoría de los casos estos síntomas son leves, pero en un pequeño número de personas pueden ser graves. Ocurren con mayor probabilidad con paroxetina (Seroxat) y venlafaxina (Efexor). En general, es mejor disminuir la dosis de un antidepresivo poco a poco en lugar de suspenderlos de repente.

Algunas personas refieren que después de tomar un ISRS durante varios meses han tenido problemas al suspender el fármaco y sienten que se han vuelto adictos a ella. La mayoría de médicos diría que lo más probable es que el problema inicial ha vuelto de nuevo.

Tratamiento para dejar los antidepresivos:

     www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

Dejar los ansiolíticos (adicción a los ansiolíticos).

La dependencia de los hipnóticos y de los ansiolíticos disminuye el estado de alerta y produce una expresión balbuceante, mala coordinación, confusión y respiración lenta. Estos fármacos pueden hacer que una persona esté alternativamente deprimida y ansiosa. Algunas personas experimentan pérdida de memoria, toma de decisiones erróneas, momentos de pérdida de atención y cambios brutales del estado emocional.

En general, las personas adictas a estos fármacos comienzan tomándolos por razones médicas. Algunas veces el psiquiatra puede prescribir dosis altas durante períodos largos para tratar un problema grave, lo cual puede provocar dependencia. En otras ocasiones, las personas pueden utilizar más medicación de la que se les ha prescrito. En cualquier caso, la dependencia se puede desarrollar a las 2 semanas de uso continuado.

Tratamiento de la adicción a los ansiolíticos:

        www.psicologo-valencia.es /javier@psicologo-valencia.es

Eritrofobia (miedo a ruborizarse).

Es bastante común entre aquellas personas que tienen mucha tendencia a enrojecer fácilmente. Es frecuente en la gente que es particularmente sensible a las percepciones y juicios de otros: poseen una gran predisposición a enrojecer en las situaciones en las que sienten que otras personas estan pensado acerca de ellos, mirándoles o juzgándoles; lo que suele ser una equivocación o falsa creencia.

El enrojecimiento excesivo es una reacción física provocada en respuesta a pensamientos emocionales asociados con estar abiertamente preocupados por las reacciones de otras personas. Estas personas no sólo enrojecen en respuesta a situaciones de valoración hacia ellos, también se preocupan en como ellos se presentan a otros. Cuando todo esto sucede, se desarrolla la eritrofobia.

Las personas con eritrofobia tienen miedo a cómo apareceran ante otras cuando se sonrojen. Se preocupan con el hecho de si estarán o no sonrojándose y con cómo su piel aparecerá ante los demás. Esta fobia no sólo es irracional, también es una profecia autocumplida. La preocupación por cómo ellos se presentan a los demás cuando se sonrojan puede de hecho resultar en un incremento del enrojecimiento. Esto puede convertirse en un círculo vicioso. Cuanto más se tema al enrojecimiento, es más probable que uno se sonroje todavía más.

Tratamiento psicológico de la eritrofobia:

                  www.psicologo-valencia.es /javier@psicologo-valencia.es
 

Latrofobia (miedo al médico).

Este problema es básicamente el miedo incontrolado, anormal, persistente e injustificado a los médicos, con la consecuencia de no acudir a las consultas de revisiones cotidianas, por lo que pueden aparecer problemas médicos que no se detecten a tiempo.
Así pues, comentar que este problema se conoce también como síndrome de la bata blanca, y que se asocia a personas que por lo general han tenido por una mala experiencia en las consultas, teniendo mala sensación con respecto a los aparatos que se utilizan, tanto metálicos, como de oscultación. Por otro lado, mencionar ademas que la latrofobia impide a la persona que la padece acudir a las consultas de los médicos, pero no se queda solo ahí, sino que también puede causar problemas de estrés psicológico con el hecho de escuchar hablar de temas de médicos, consultas o que hacen referencia a doctores.

Tratamiento psicológico de la latrofobia:

                   www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

Cuándo acudir al psicólogo.

Aunque existen parámetros universales para decidir cuándo se debe acudir al psicólogo, existen algunos indicativos que pueden orientar la toma de la decisión:

1-  Cuando determinadas situaciones que se pueden dar en la vida cotidiana (la pérdida de un familiar, problemas laborales, ruptura sentimental….) vienen acompañadas de angustia, tristeza, apatía, rabia, desmotivación, miedo u otras emociones y éstas impiden desarrollar con normalidad nuestra vida porque se alargan en el tiempo.

2- Cuando aparece el sentimiento de tristeza con intensidad, se descuidan los hábitos y se abandonan las obligaciones: depresión.

3- Cuando notamos determinados síntomas físicos (taquicardia, sensación de ahogo, sensación de mareo, parestesias….) que nos asustan y pensamos qué nos va a pasar algo: tener un ataque cardíaco, volverse loco, tener un derrame cerebral….Máxime, cuando hemos acudido al médico y nos ha comunicado que físicamente estamos sanos…»que no nos pasa nada»: ansiedad.

3- Cuando tenemos mucho miedo a algo y ese miedo nos impide realizar con normalidad nuestra vida: miedo a los lugares cerrados, a los espacios abiertos, a las tormentas, a determinadas situaciones con gente…..Fobias.

4- Cuando no podemos dejar de hacer algo y somos conscientas de que nos perjudica: jugar a las máquinas tragaperras, tomar cocaína, tomar medicamentos, entrar en páginas web de sexo…..Adicciones.

5- O sencillamente cuando queremos crecer y desarrollarnos personalmente, tomar mejores decisiones para solucionar nuestros problemas o tener otro punto de vista para contrastar.

Psicólogo en Valencia y Castellón:

                   www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

Depresión en mujeres.

En 2020 la depresión será la primera causa de discapacidad tras las enfermedades cardiovasculares, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es un mal que afecta a las mujeres el doble que a los hombres. Una de cada cinco tiene riesgo de sufrir un episodio a lo largo de su vida, según una encuesta realizada a más de 1.500 médicos y psiquiatras de atención primaria. Las mujeres padecen más depresiones leves o moderadas y de forma más frecuente, mientras que en los hombres prevalecen las depresiones de tipo grave o melancólico. Sin embargo, en las enfermedades mentales como la bipolaridad, la esquizofrenia o los trastornos obseso-compulsivos la incidencia es la misma en ambos sexos. Pero, ¿por qué es la única enfermedad mental que afecta más a mujeres que a hombres? Los especialistas coinciden en que los desajustes hormonales son uno de los principales desencadenantes pero que siempre van acompañados de otros factores sociales, psicológicos y culturales. (Fuente: elpais.com).

Tratamiento psicológico de la depresión:

             www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

TDAH en adultos.

Hasta hace poco, el TDAH en adultos (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) era un gran desconocido. Durante mucho tiempo se pensó que los síntomas esenciales de este cuadro se presentaban únicamente en edad infantil pero en los últimos años sabemos que la realidad es otra. Un gran número de personas que padecieron el trastorno en su infancia, continúan manteniendo los síntomas esenciales hasta la vejez. Según Weiss, «el TDAH puede ser el trastorno psiquiátrico no diagnosticado más común en los adultos”.

En los últimos años se ha incrementado de manera considerable el número de estudios acerca de este tema y hoy sabemos con toda certeza que más del 50% de los niños que tuvieron TDAH en la infancia mantienen en la vida adulta los síntomas esenciales del cuadro.

¿Cómo reconocer el TDAH en la vida adulta?: La falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad son los síntomas distintivos de este trastorno, tanto en niños como en adultos. Pero con la edad muchas manifestaciones cambian de forma y con frecuencia todavía se les atribuye un origen equivocado como el estrés, el ritmo de vida intenso… La investigación establece que en la vida adulta, los síntomas principales del TDAH dan la cara principalmente en forma de: importante desorganización, problemas de atención y memoria, mala administración del tiempo, dificultades en la resolución de problemas, impulsividad e hiperactividad.

Y es que los adultos aquejados de este trastornosuelen presentar grandes dificultades para mantener la atención, incluso cuando se esfuerzan por hacerlo. Con frecuencia no recuerdan lo que acaban de leer o escuchar. Les cuesta organizarsey priorizar tareas y suelen ser muy olvidadizos. Pero, a diferencia de los niños, la hiperactividad motriz no suele ser incapacitante. No corren, ni saltan sin parar. Afortunadamente. Generalmente, ésta se manifiesta en forma de inquietud, con movimientos constantes de manos y pies y/o hablando sin parar.

Otra de las características fundamentales de los TDAH se encuentra en su dificultad para inhibir impulsos y pensamientos. Es por eso que, a pesar de la edad, siguen metiendo la pata con frecuencia y toman decisiones importantes de manera precipitada e impulsiva, sin analizar las consecuencias. Dicen lo que piensan sin sopesar quién está delante y además presentan una escasa tolerancia a la frustración y muchas dificultades para esperar.

Estas manifestaciones hacen que la vida de un adulto con TDAH sea a veces muy difícil y más cuando, por si fuera poco, los estudios establecen que un 60-70% de ellos tiene algún riesgo de padecer dificultades sociales, trastornos de ansiedad, frustración e ira, trastornos afectivos, depresión, trastornos del sueño, u otros debidos a la falta de control (conducta antisocial, trastornos compulsivos, abuso de sustancias o accidentes de tráfico). Fuente: el confidencial.com: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/blogs/divan-digital/2011/11/28/tdah-en-adultos-todavia-un-problema-invisible-88387/

Tratamieno de las consecuencias psicológicas del tdah en adultos;

                  www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

 

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO HOMOSEXUAL (HOCD).

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un síndrome psiquiátrico clasificado como desorden de ansiedad. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos que aparecen en tu mente de manera persistente y que cuestan apartarlas a pesar de la voluntad que apuestes para bloquearlas. Generalmente son obsesiones que te generan ansiedad, disgusto, preocupación, repulsión o no tienen significado. Ejemplos muy comunes son imágenes de estar golpeando a alguien, de intenciones de homicidio, de actos perversos, etc. Las compulsiones son actos que el paciente ejecuta en respuesta a las obsesiones que posee con el fin de disminuir los síntomas que éstas generan. Pueden ser actos visibles, como por ejemplo chequear muchas veces que los anafes estén correctamente cerrados por la obsesión de no haberlo hecho correctamente la primera vez, lavarse las manos reiteradamente por temor a infectarse, etc. También pueden ser no visibles. Estos son actos que el paciente practica en su mente y nadie puede verlos. Ejemplos comunes son la oraciòn, súplicas, contar repetidas veces algún objeto mentalmente, repetir palabras, etc. Las compulsiones a veces son llamadas rituales, dado que el paciente en ocasiones ejecuta las compulsiones de un modo ordenado, como si fuese un protocolo a seguir, y hasta que no terminan tal procedimiento no logran disminuir su ansiedad o sentirse satisfechos.Este trastorno muchas veces es confundido por depresión y es diagnosticado erróneamente, dado que muchos síntomas del TOC se asimilan al del trastorno de depresión. Luego de haber revisado a grandes rasgos de qué se trata este trastorno, vamos a introducirnos en uno de los subtipos de TOC: trastorno obsesivo-compulsivo homosexual (homosexual obsessive-compulsive disorder, HOCD en inglés), no muy conocido, por cierto, pero existente.Las obsesiones sexuales en el HOCD son pensamientos, imágenes o impulsos relacionados con la homosexualidad los cuales te generan ansiedad o estrés cada vez que emergen. Tener pensamientos intrusivos acerca de ser homosexual y dudar acerca de la propia sexualidad son las obsesiones más predominantes en este trastorno.

La mayoría de los pacientes con este trastorno intentan disminuir este síntoma convenciéndose o reafirmando a si mismo que nunca se verían involucrados en actos homosexuales y tratando de evitar situaciones donde sería probable que se generen tales situaciones. Ellos son íntegramente incompatibles con las propios deseos y valores de la persona, y a causa de ello estos pensamientos se asocian a grandes niveles de vergüenza sumado a la ansiedad o al temor.

Tratamiento psicológico del HOCD:

javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es