Tratamiento ansiedad Valencia.

Todos sentimos ansiedad y estrés de vez en cuando. Hay situaciones que suelen despertar sentimientos de ansiedad como, por ejemplo, cumplir plazos de entrega ajustados, obligaciones sociales importantes o conducir con mucho tránsito. Esta ansiedad leve puede ayudar a mantenerlo alerta y concentrado para enfrentarse a situaciones amenazadoras o difíciles.

Pero las personas que sienten temor extremo y preocupaciones que perduran pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia e intensidad de este tipo de ansiedad es a menudo debilitante e interfiere con actividades diarias. Sin embargo, con un tratamiento adecuado y eficaz, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.

           ANSIEDAD, tratamiento de:

 – Trastorno de pánico (ataques de pánico).

– Trastorno obsesivo compulsivo. TOC.

– Trastorno por estrés postraumático. TEPT.

– Agorafobia.

– Fobia social y miedos sociales.

– Fobias específicas: aerofobia, amaxofobia, claustrofobia…..

– Trastorno de ansiedad generalizada. TAG.

ESTRÉS:

– Estrés personal.

– Estrés laboral.

– Estrés crónico.

Tratamiento de problemas y trastornos de ansiedad en Valencia y Castellón:

               www.psicologo-valencia.es  / javier@psicologo-valencia.es

                                   Tel: 600440004.

Tratamiento adicciones Valencia

Javier Brotons, psicólogo colegiado (CV03246) con consulta en el centro de la ciudad de Castellón y Valencia, especialista en el tratamiento de trastornos de ansiedad, depresión, crisis personales y de pareja y el tratamiento de adicciones (adicción al juego, a internet y nuevas tecnologías, a la cocaína, etc.). Terapia individual, de pareja y formación periódica de diversos grupos de terapia.

Tratamiento de adicciones:

– Adicción al juego (ludopatía).

– Adicción a internet y a las nuevas tecnologías.

– Adicción a la cocaína.

– Adicción a medicamentos.

– Adicción al trabajo.

– Otras adicciones.

Para más información: www.psicologo-castellon.es 

                                                Tel: 600440004.

Procrastinación (arte de postergar….): tratamiento psicológico.

¿Qué significa?  postergar conscientemente aquello que se percibe como desagradable , incómodo o que por algún motivo nos cuesta afrontar. Así  muchas personas posterga cotidianamente un determinado número de asuntos que son percibidos como una molestia . Si responde ello a una estrategia para hacer frente a algunas cuestiones (ej: demorarlas para encontrar un mejor momento para ejecutarlas), puede ser normal y habitual; pero cuando no es así y se suma la condición que se vuelve un comportamiento difícil de cambiar por su rigidez; se puede ir hacia un serio trastorno psicológico, que en ocasiones viene asociado como un síntoma asociado a la depresión.

Procrastinar y ansiedad.

Demorar asuntos que debemos afrontar (y lo sabemos) porque nos cueste o suponga cierto esfuerzo afrontarlos (cuestiones familiares, laborales, pagos….) supone el que en determinados momentos pensemos en ellos y el hecho de anticiparlos nos genera cierto nerviosismo. Este nerviosismo nos refuerza el volver a postergar el asunto a afrontar y de esta forma entramos en el denonimado “sistema de ansiedad”, que se basa en un progresivo aumento del nerviosismo (incluso desarrollando ya algunos síntomas de la ansiedad como pudiera ser la taquicardia) cuando anticipamos cognitivamente (cuando pensamos en ello) la cuestión que vamos postergando. De esta forma, convertimos cuestiones que deberíamos haber afrontado o resuelto en su momento en disparadores del sistema de ansiedad y acaban convirtiéndose en verdaderos problemas que con toda probabilidad evitaremos porque ya nos inducen o provocan miedo y toda la reactividad ansiosa que conllevan los miedos.

Tratamiento psicológico de la procrastinación y elaboración de programas personales de afrontamiento:

                        Javier Brotons. Psicólogo col. CV03246. Tel: 600440004.

                        javier@psicologo-valencia.es / www.psicologo-valencia.es

Ludopatia Valencia.

 

                           ADICCIÓN AL JUEGO (LUDOPATÍA).

 

   Es un trastorno en el que la persona se ve obligada, por una urgencia psicológicamente incontrolable, a jugar. Aunque existen factores sociales, culturales e incluso bioquímicos en el juego patológico, está considerado un trastorno de características psicológicas.

 

    Es un trastorno persistente y progresivo de la conducta que acaba en una dependencia emocional respecto al juego. Es decir, implica deterioro progresivo en la conducta de juego, partiendo de momentos iniciales en los que el juego y las apuestas son escasos hasta llegar al juego patológico, que puede desarrollarse a lo largo de períodos de 10 a 15 años.

 

    Es un trastorno que llega a afectar de forma negativa la vida personal, familiar, social y vocacional de la persona que lo sufre. 

Tratamiento de la ludopatia: www.psicologo-valencia.es

Dolor crónico.

El tratamiento psicológico del dolor crónico se enfoca desde el modelo biopsicosocial: la idea de fondo es que el dolor es el resultado de factores biológicos, ambientales y emocionales. El tratamiento psicológico se desarrolla fundamentalmente en tres aspectos:

• Ofrecer un espacio de escucha y comprensión: No es infrecuente detectar en personas con dolor crónico vivencias muy dolorosas de incomprensión: “la gente no sabe que siento”, “mi familia se aburre al escuchar siempre lo mismo”…ECT. Empieza así una deriva hacia una penosa sensación de soledad. La terapia quiere ser un lugar donde la persona pueda expresarse y encontrar una escucha y comprensión incondicional, para que vuelva a confiar en los beneficios del comunicarse con el otro y aprenda a hacerlo de forma más eficaz.

• Educar sobre el dolor: Muchas personas que padecen esta enfermedad se encuentran desorientadas y no entienden la naturaleza y el funcionamiento del dolor crónico. Esto aumenta la sensación de incertidumbre y confusión, generando más ansiedad. Este aspecto del tratamiento responde entonces a las necesidades de la persona de conocer mejor cómo funciona el dolor, sus círculos viciosos con el objetivo de favorecer el restablecimiento de un funcionamiento adecuado de la persona y responsabilizarla respecto a su cuidado y a su problema de salud.

• Aumentar la percepción de control sobre el dolor: Uno de los aspectos que más desespera la persona que padece dolor crónico es la sensación de no tener ningún control sobre ello y sobre los brotes. “El dolor me domina”: la persona se ve incapaz de ejercer un mínimo de control sobre la experiencia del dolor. Este aspecto del tratamiento responde a las necesidades de la persona de sentirse más eficaz en el manejo de su problema de salud, dotándola de técnicas especificas para minimizar la percepción del dolor e incrementar una mayor percepción de control sobre ello. Al tener mayor control sobre el síntoma, la persona va adquiriendo más seguridad en sí misma, incrementando su bienestar y favoreciendo una positiva adaptación al dolor.

• Dar un significado nuevo al dolor: La falta de un sentido en la experiencia del dolor crónico es uno de los aspectos que más dificulta la asimilación de la misma: el ser humano no puede aceptar una experiencia vacía de significados porque no puede entenderla. Por esto la terapia pretende ayudar a la persona a construir un significado respecto al dolor que sea más adaptativo y menos incapacitante y que permita a la persona y a su sistema familiar crecer. El dolor, como cualquiera otra experiencia critica, puede llegar a ser una experiencia de crecimiento personal y interpersonal según lo enfoquemos

Tratamiento psicológico del dolor crónico en Valencia:

        www.psicologo-valencia.es / javier@psicologo-valencia.es

 

 

 

Trastorno obsesivo compulsivo (toc),tratamiento en Valencia.

 

El Trastorno Obsesivo Compulsivo, (Toc), es una trastorno de ansiedad.
La persona que lo padece, sufre obsesiones y compulsiones. (En ocasiones, un Toc sólo produce obsesiones, en otras, sólo compulsiones, aunque generalmente, se presentan ambas).

 Las obsesiones son ideas o imágenes negativas que se repiten en la mente del afectado de forma involuntaria y éstas, no se reducen a preocupaciones o problemas que surgen en la vida real.

Las compulsiones son comportamientos determinados que realiza el paciente intentando aliviar ansiedad.

Generalmente, las compulsiones se llevan a cabo para reducir la propia ansiedad que provoca la aparición de las obsesiones, aunque, hay veces, en las que aparecen compulsiones en ausencia de obsesiones, (como una especie de acto reflejo, es decir: la persona no es capaz de racionalizar el motivo por el que las realiza).
Cuando las compulsiones se repiten o las originarias dan lugar a otras nuevas, la realización de las mismas recibe el nombre de ritual.
Una alternativa a la compulsión, son las rumiaciones. Estas consisten en analizar la obsesión intentando descifrar si existe algún componente de realidad en ella.

Las obsesiones y las compulsiones, (incluidas las rumiaciones), producen un fuerte malestar en el afectado.
Las primeras, generan incertidumbre, desasosiego, culpabilidad, temor…Las segundas, interfieren en la rutina del paciente y le roban gran parte de su tiempo, (también, repercuten en su vida social y académica o laboral).
Tanto las obsesiones como la realización de las compulsiones, producen una fuerte ansiedad.
(Así pues, el Toc es un trastorno que origina la propia ansiedad y que, a su vez, genera más ansiedad: se retro alimenta).

Tratamiento del toc en Valencia:

www.psicologo-valencia.es

Tratamiento del estrés en Valencia

El estrés emocional generalmente ocurre en situaciones que las personas consideran difíciles o desafiantes. Las personas se pueden sentir estresadas en diversas situaciones.

El estrés físico es una reacción física del cuerpo a diversos desencadenantes, como por ejemplo el dolor que se siente después de una cirugía. El estrés físico a menudo lleva al estrés emocional y este último con frecuencia se presenta en la forma de estrés físico (por ejemplo, cólicos estomacales).

El manejo del estrés implica controlar y reducir la tensión que ocurre en situaciones estresantes, haciendo cambios emocionales y físicos. 

EVALUACIÓN DEL ESTRÉS

Actitud: la actitud de un individuo puede influir para que una situación o una emoción sea estresante o no. Una persona con una actitud negativa a menudo reportará más estrés de lo que haría una persona con una actitud positiva.

Alimentación: una dieta deficiente pone al cuerpo en un estado de estrés físico y debilita el sistema inmunitario. Como resultado, una persona puede ser más propensa a contraer infecciones. Una dieta deficiente puede significar la elección de alimentos poco saludables, no comer lo suficiente o no comer en un horario normal.

Esta forma de estrés físico también disminuye la capacidad para hacerle frente al estrés emocional, dado que el hecho de no obtener la nutrición adecuada puede afectar la forma como el cerebro procesa la información.

La actividad física: no realizar suficiente actividad física puede poner al cuerpo en un estado estresante. La actividad física tiene muchos beneficios, entre ellos el fomento de una sensación de bienestar.

Los sistemas de apoyo: casi toda persona necesita de alguien en su vida en quien confiar cuando esté teniendo momentos difíciles. El hecho de tener poco o ningún apoyo hace que las situaciones estresantes sean aún más difíciles de manejar.

 Tratamiento del estrés en Valencia:  www.psicologo-valencia.es

 

 

 

Miedo a tener un ataque al corazón

Una persona con desorden de ansiedad padece de ataques de pánico. Son episodios repetidos e inesperados de temor y ansiedad intensos, acompañados por síntomas físicos similares a la respuesta normal del cuerpo al peligro.Si está realmente en peligro (por ejemplo, si se enfrenta a un delincuente que tiene un arma), su cuerpo se prepara para “luchar o huir”. La frecuencia cardíaca aumenta. La sangre se va rápidamente hacia los músculos de los brazos y de las piernas, lo que produce una sensación de temblor o cosquilleo. Es posible que sude y se sonroje, que se sienta muy atemorizado, excitado y muy alerta. Para las personas que tienen un ataque de pánico, estos cambios ocurren incluso aunque no haya ningún peligro. En el momento más crítico de un ataque de pánico, puede haber un sentimiento aterrador de que el ambiente, de algún modo, se ha vuelto irreal o distante. Es posible que la persona se pueda preocupar de que podría morir, tener un ataque cardíaco, podría perder el control o “enloquecer”.

Muchas de las personas que padecen un problema o trastorno de ansiedad (en muchas ocasiones sin saberlo o tenerlo diagnosticado) refieren un miedo muy intenso a “tener” un ataque al corazón o paro cardíaco, pensamiento que anticipa e incrementa los síntomas de la ansiedad. La mayoría de las personas que desarrollan este pensamiento anticipatorio recurren a los servicios médicos apuntando la posibilidad de sufrir un ataque al corazón y una vez realizadas las pruebas pertinentes y descartada esta posiblilidad, han de buscar ayuda psicológica para tratar su problema de ansiedad.

Tratamiento de la ansiedad en Valencia: www.psicologo-valencia.es

FOBIA A LA SANGRE

Uno de los temores frecuentes que nos cuentan en las consultas de psicología los pacientes que sufren ataques de ansiedad, es el del miedo a perder el conocimiento. “Noto que da vueltas la habitación, creo que me voy a desmayar…”. Aunque esto es bastante inhabitual, hay un tipo de fobia en el que sí observamos desmayos frecuentes. Se trata de la fobia a la sangre. La respuesta fisiológica que se relaciona con el desmayo también se da en otro tipo de fobias (fobia a las inyecciones, al daño o accidente, a las intervenciones médicas,..) pero en mucha menor medida que en la anterior. Las investigaciones han mostrado que en las personas con miedo a la sangre se aprecian los síntomas característicos del desmayo, mientras que en las otras, especialmente en la fobia a las inyecciones, son más prevalentes los síntomas de ansiedad y tensión.

Para nosotros, el desmayo es, pues, un hecho diferenciador fundamental con respecto a otro tipo de fobias. A nivel fisiológico, la explicación se encuentra en el síncope vasovagal de forma que el tratamiento es el habitual para las fobias (exposición), pero con un componente específico para esta respuesta fisiológica.

Tratamiento psicológico para la fobia a la sangre:

             javier@psicologo-valencia.es  / www.psicologo-valencia.es

Mobbing (acoso laboral) Valencia.

Mobbing, se define como el acoso moral en el trabajo. Define una situación en que una persona (o a veces un grupo de personas) ejercen violencia o presión psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y por un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación del acosado, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo.

El mobbing se ha convertido en un fenómeno muy frecuente en nuestra sociedad abarcando todo tipo de empresas (privadas, públicas, grandes, pequeñas). Se estima, que más de dos millones de personas sufren acoso moral en el trabajo en España y parece que el número de afectados sigue creciendo.

Las consecuencias psicológicas del mobbing para la persona que lo padece pueden ser muy graves: depresiones, ansiedad, pérdida de autoestima, retraimiento social. Todo ello va acompañado de una fuerte desmotivación hacia el trabajo y un descenso del rendimiento laboral.

Cuando el proceso de hostigamiento se prolonga durante mucho tiempo, la víctima puede llegar a dejar el empleo. En ciertos casos, las consecuencias psicológicas son tan graves que la persona no vuelve a trabajar nunca más por miedo a sufrir una situación similar.

         Tratamiento de las secuelas psicológicas del mobbing:

                               javier@psicologo-valencia.es  / www.psicologo-valencia.es

                                                                          www.psicologo-castellon.com